Historia

Si alguna seña de identidad distingue inequívocamente a Taramundi es el arte de la cuchillería, son sus navajas y cuchillos. El origen de esta actividad se encuentra en los propios condicionantes geofísicos del territorio, con yacimientos de hierro, abundancia de agua y riqueza forestal, lo que propició la instalación de mazos y fraguas y el desarrollo de la artesanía del hierro.

Así pues la producción de navajas y cuchillos en Taramundi se desarrolló sobre todo a partir de los siglos XVIII y XIX, época de gran esplendor. A principios del siglo XX, en el concejo había unos cien talleres de artesanía. En los años posteriores estuvo a punto de perderse esta actividad pero hoy, y entre otras causas debido al desarrollo del turismo rural, la fabricación de cuchillos y navajas se mantiene como una de las actividades económicas importantes en el municipio.

Las técnicas, materiales y métodos de fabricación de las navajas y cuchillos, si bien se basan en las técnicas tradicionales y familiares, en los últimos años han evolucionado. Los talleres han incorporado maquinaria y se han modernizado; y se ha innovado con nuevos materiales y diseños en las navajas y cuchillos.

Las partes fundamentales de la navaja son la hoja, el mango y la argolla. El principal material con que se fabrican las hojas hoy en día es el acero inoxidable, más difícil de moldear que el acero al carbono, material usado tradicionalmente, pero que presenta otras ventajas como la resistencia a la oxidación.

El mango se realiza con madera de la zona (boj y brezo) y cuenta con una refinada decoración a base de talla geométrica que se combina con colores como el negro, el verde y el rojo. En la actualidad se han incorporado otras maderas (encina, olivo, ébano, etc.) y materiales como la plata, las astas de ciervo o de vaca. Su forma y decoración determina las diferencias entre los distintos modelos de navajas y entre sus creadores.

La argolla o “virola” es la chapa que rodea el extremo superior del mango. Se fabrica a partir de hierro dulce, latón, acero inoxidable y alpaca, e incluso plata.

En el año 2005 el concejo de Taramundi fue declarado “Zona de Interés Artesanal”. La declaración persigue premiar lugares que se distingan por la existencia de un artesanado activo y que cuenten con una reconocida tradición o un especial dinamismo. Este reconocimiento oficial permite utilizar en estos productos un distintivo de procedencia geográfica. Además de este nombramiento, en la actualidad se está tramitando la Normalización de la navaja artesana de Taramundi, que constituirá un reconocimiento de su origen y autenticidad.