La cultura castreña

Los castros son núcleos de población formados por recintos fortificados cuya forma en planta circular, oval o elíptica. Su defensa está formada por medio de fosos, terraplenes y murallas. La cultura castreña del concejo de Taramundi queda reflejada por la existencia de tres emplazamientos que conservan la toponimia desde muy antiguo: el castro de Bres, el castro de Ouria, y el castro de Taramundi.

El castro de Bres se encuentra en la actualidad muy destrozado debido en parte a la construcción de varias pistas, el cementerio está en el centro del castro y todo él está cubierto de vegetación. El castro de Ouria está estructurado en forma escalonada por motivos defensivos. A pesar de que está muy deteriorado, es posible observar muy bien el foso y parte de sus cuatro muros. Yacimiento arqueológico Os Castros

El castro de Taramundi (yacimiento de "Os Castros") se sitúa en la parte sur del casco urbano de la capital del concejo. En el año 2000 se iniciaron los trabajos de estudio, excavación y conservación del mismo, de modo que en la actualidad presenta un buen estado de conservación, y se ha convertido ya en un nuevo enclave que visitar en la villa. Hasta el momento, se han abierto 1.100 metros cuadrados, se han encontrado una decena de edificios, varios tramos de calles y distintos segmentos cortos de fortificaciones de distintas épocas del poblado. La ocupación del poblado se produjo durante la Edad del Bronce (aproximadamente hace unos 2.800 años), Edad de Hierro (siglos VI y V antes de Cristo), y hasta la época romana (Siglos I y II después de Cristo). 

Los materiales arqueológicos más importantes hallados en el castro son un puñal de antenas (empuñadura y contera de bronce, hoja de hierro y vaina de madera) del final de la Edad de Bronce; cerámicas confeccionadas a mano con decoraciones conseguidas en base a espatulados, de la Edad del Hierro; y cerámicas, broches, candil de hierro, llaves y lámparas de cerámica de la Época Romana.