Arquitectura tradicional: hórreos y cabazos

hórreo y cabazoTaramundi destaca sin duda por la gran cantidad de cabazos y en menor medida hórreos existentes en todo el ámbito del concejo, ya que hay inventariados ciento noventa y cuatro cabazos y veintitrés hórreos.
Los cabazos u hórreos gallegos se encuentran muy extendidos por toda Asturias occidental y Galicia.

En Taramundi son principalmente observables los cabazos tipo “Mondoñedo”, que son de piedra  (mampostería pizarrosa) y madera (castaño o roble) a diferencia de los tipo "ribadenses" que son  enteramente de piedra a excepción de las vigas. El cabazo es de planta rectangular y se accede a él por medio de una escalera. Estas edificaciones eran utilizadas (y se siguen utilizado hoy endía, aunque en menor medida) como graneros que servían para madurar el maíz, almacenar diferentes productos de la tierra, curar la matanza del cerdo y guardar aperos de labranza. 

Los hórreos son construcciones de planta cuadrada que se alzan sobre cuatro apoyos de forma troncopiramidal de madera o piedra, cuyo cuerpo principal es de madera y su cubierta es de pizarra a cuatro aguas, rematándose normalmente con un “pucho” u ornamentación de piedra. Cumplen las mismas funciones que los cabazos.
En el concejo no hay paneras ni tampoco hórreos con corredor (a excepción de uno en Taramundi capital), a diferencia del resto de le geografía asturiana.